La testosterona masculina rancia del mundo empresarial

Este post no es más que una reflexión a los empresarios que creen que por ser hombres y tener poder (económico e influencias), son omnipotentes.

Aquellos que se pavonean de sus conquistas tanto, sentimentales como empresariales. Los que siempre tienen un “guapa” en la boca con segundas intenciones. Los que sólo te ven como un objeto a conquistar y no les importa  tus cualidades profesionales. Los que no se acuerdan qué hacen en el poder y el por qué están. Los que sólo les preocupa mantenerse utilizando a las personas. Los que carecen de valores y sentimientos. De escrúpulos. Los que ven a la mujer como la criadora de sus hijos y, a la empresaria, la mujer dispuesta a todo, y no precisamente para sus méritos intelectuales, sino por su belleza y disposición a rendirse a sus pies por su poder o influencia, por su dinero.foto post pia

Hombres machistas, ¡ATERRIZAD! Hay mujeres mejores que vosotros. Posiblemente no levantan la pierna “para mear en la pared” pero que son ágiles, flexibles e inteligentes, no como muchos de vosotros, que aún vivís anclados en las costumbres y normas del siglo pasado. Que sólo deseáis y buscáis el reconocimiento porque quizás sólo vivís de esto, y tenéis una testosterona barata y cobarde faltada de autoestima. Los que sois tan machos; ¿podríais cuidaros de vuestros hijos y trabajar en el mismo cargo de responsabilidad que regentáis?,… y además; ¿estar atractivos, sexys y pendientes de vuestras esposas del mismo modo, como me consta,  a veces, que exigís?

Hacéroslo mirar, por favor. No hace falta decir nombres ni poner en evidencia a nadie… pero a diario hay quien hace comentarios despectivos de género y son hombres con responsabilidades políticas, económicas y sociales importantes.

Según qué comentarios no se deberían aceptar ni tolerar nunca bajo ningún concepto.

Pia Prat Jorba

Publicat per

Pia Prat Jorba

Directora de La Veu de L'Anoia. General Manager de Publicacions Anoia.