Se buscan buenas personas

Todos somos personas y hay que respetar las diferencias. Todo el mundo puede vivir la vida como le parezca oportuno. Pero la sociedad busca aquellas que contribuyan a mejorarla. Personas que contribuyan. Que hagan aportaciones y no sólo que vivan a remolque. Y para ser como estas personas, hay que formarse continuamente. Hay muchas oportunidades para hacerlo. La vida enseña. Pero también hay ayudas para formarse. Una multitud de cursos permiten hacerlo de manera asequible. Es más importante ser constante y hallar el tiempo, que el dinero para acceder al saber. Y cuando digo esto no hablo de obtener títulos universitarios, másters o calificaciones aristocráticas, sino simplemente conocimientos. Youtube da clases de pronunciación inglesa a coste cero y permite la práctica presencial que hasta no hace mucho sólo se podía llevar a cabo viajando.

se buscan buenas personasPero hoy debemos considerar un nuevo parámetro. Hemos pasado de la vieja premisa de estudiar para “encontrar” empleo, a “crear” nuestro propio empleo. La tecnología seguirá automatizando oficios y “tomará” empleo a mucha gente. Pero también se crearán de nuevos que implicarán otras formas de trabajo y sobre todo, requerirán competencias y habilidades diferentes. Muchas que aún no se imparten en las escuelas y que no valoramos suficientemente. Habrá que trabajar más la flexibilidad cognitiva e inteligencia emocional. El deseo de aprender. La comunicación asertiva, el teletrabajo, el pensamiento creativo, divergente y lógico, la diversidad, la colaboración, la resiliencia, el servicio, la conciencia del entorno … El mundo que se acerca sigue poniendo retos como siempre ha hecho.

Debemos entender que cada época ha llevado su revolución. Una fase disruptiva. Del caballo al carro. De la manufactura a la robotización. Del mundo cerrado a la aldea global … Cambios radicales pero también con infinidad de nuevas oportunidades y nuevos perfiles sociales. Muchas de las ocupaciones de hoy, quizás mañana ya no existirán. Y habrá que encontrar nuevas formas de construir ese futuro.

se buscan buenas personasNo hace falta inteligencia y conocimientos. Son las actitudes las que marcan la diferencia. Las habilidades sociales para integrarse en un mundo en constante movimiento. Saber estar. Empático. Sacrificado. Simpático. Recordar que demasiada información lleva a menudo a la poca comunicación. A pensar que lo tenemos todo en nuestro castillo. Pero en estas burbujas se vive una vida aislada. Un mundo pequeño. Respetable, pero cerrado.

Si se quiere volar en un mundo de libertades se debe aprender de la universidad de la vida. Del conocimiento permanente. Aquel que nace de la actitud curiosa que hace preguntar el porqué de casi todo. Que nos mantiene con la mente del niño y guarda la experiencia de los abuelos. Y así nos vamos desarrollando.

Porque somos irrepetibles y diferentes, pero sólo con una actitud positiva contribuiremos a que la sociedad sea cada día mejor.

Pia Prat Jorba

Publicat per

Pia Prat Jorba

Directora de La Veu de L'Anoia. General Manager de Publicacions Anoia.