Tatuajes: ¿tendencia o mimética?

Este verano, que he podido disfrutar de la playa y de la piscina casi a diario, haciendo un horario reducido de conciliación familiar, he podido darme cuenta del gran número de personas que portan tatuajes. Me siento acomplejada, porque a mí me gusta la piel bien cuidada, reluciente y, a poder ser, sin ninguna imperfección de granitos y de manchas. Es igual que volver a las costumbres de otro tiempo. Y la verdad, me cuesta entenderlo.

Tatuajes
Parece que hayamos entrado en la fase industrial del tatuaje. Hay cuerpos desaparecidos, enterrados en los adornos de tinta de colores, que esconden la geografía humana. Tal como sábanas ambulantes de colores estampados. Es tal la tendencia a la saturación, que la extensión de la mancha de tinta lo cubre todo y cuando se llega a la dentadura, parece un quebradizo incrustado en un agujero maorí.
Es la moda del tatoo. Actores, deportistas, guaperas. Todo el mundo los lleva. Y parece que si no llevas ninguno, no eres de este mundo. A fuerza de querer ser originales, de tener rasgos diferenciadores, de dar la “nota” para que se fijen en nosotros, se pierde toda la personalidad.

Tatuajes
Recientemente se ha publicado que hay tintas de tatuaje que pueden provocar cáncer. No es de extrañar, ya que sin ningún tipo de regulación sanitaria, queda en manos del artista, que las dibuja, la calidad de los productos que se inyectan en el cuerpo. Y ya vemos que para ganar dinero hay gente con muy pocos escrúpulos y también que realizan trabajos con muy pocos conocimientos. O ninguno.

Tatuajes
Estamos en un mundo bien loco. Mucha de esta gente defiende lo natural, la ecología, el reciclaje … y se “chutan” la química en el cuerpo. No todo el mundo es igual y hay que respetar sus ideas.
Pero sólo deseaba hacer una reflexión en voz alta. No sé si hay que tatuarse para ser originales y diferentes. Para lucir bandera de lo que gusta, lo que se tiene, de lo que se quiere. Y es una lástima si se hace por el efecto mimético de parecerse a famosos que se han decidido por esta opción, muchos de ellos para convertirse en iconos publicitarios bien remunerados. Sólo hay que pensar qué es lo que queremos ser. Y tomar  “nuestras decisiones” y no las que inducen las modas de cada momento.
Porque el tatuaje es una decoración que marca la piel para siempre…

PIA PRAT JORBA

Publicat per

Pia Prat Jorba

Directora de La Veu de L'Anoia. General Manager de Publicacions Anoia.