Toros y toreros: ¿matar y morir es cultura?

A todo se le  llama cultura …. Matar, es cultura?
Cultura según la enciclopedia es el conjunto de tradiciones (literarias, histórico-sociales y científicas) y de formas de vida (materiales y espirituales) de un pueblo, de una sociedad o de toda la Humanidad.
Puedo entender que en una corrida de toros haya un arte. Los toreros se mueven con una armonía y flexibilidad muy peculiar y deben tener bien aprendidos los pasos y los movimientos para esquivar un animal, de más de 500 kilos, que está muy nervioso y angustiado, que les puede hacer mucho daño e incluso matarlos. Arte lo podemos encontrar en la indumentaria, los vestidos que lucen y que están llenos de filigranas preciosas, de materiales excepcionales que se hacen especiales en un entorno colorista y lleno de dramatismo.
Arte en el montar a caballo. Cultura, si sacamos la parte de la matanza, se puede entrever como una representación, una tradición / festividad de tiempo atrás en el que el matar para comer era una necesidad y no un ocio y que por lo tanto, tal vez, se hacía como espectáculo de los cortesanos que querían lucir su poder y habilidades.
Pero hoy en día, ¿qué sentido tiene? El circo romano también era cultura en sus momentos de esplendor. Sanguinaria pero exponente de la forma de ser y pensar de la época. Pero no me imagino ahora un espectáculo como ese. Ver cómo se mataban los enemigos, los de religiones diferentes y los sublevados. Afortunadamente hemos dejado atrás la esclavitud. El poder de unos pocos sobre la vida y la muerte de los demás. El mal trato en público. También las espadas y los dioses mitológicos han evolucionado.

torero-julio-aparicio
¿Por qué no pasa en el mundo taurino? Soy consciente de que genera mucha riqueza y que mueve a mucha gente a trabajar por esta causa. ¿Pero es necesaria la muerte del animal? Ya no sólo matarlo, sino también el suplicio sufrido mientras se  le debilita hasta la estocada final o el “descabello”?
Palabras de un técnico de sonido de televisión que hacía las retransmisiones de toros
¿Quién es más animal? ¿El diestro, los espectadores o el animal?
Estos días ha habido mucha polémica al respecto. No entiendo que los que defienden que el toro no se debe maltratar, ni matar, vean bien que le haga daño al torero. ¿Esto qué es? Defendemos la no violencia, pero parece que volvemos a las épocas del ” ojo por ojo, diente por diente ” de la ley de Talión. ¿No es un poco contradictorio? En las redes sociales he leído cada comentario que avergüenzan.
Asociaciones taurinas se unen contra los insultos de las redes sociales a los toreros heridos en Las Ventas
toro-toreroNo es justo querer la muerte de nadie y menos de una persona. Nos guste o no lo que está haciendo nadie tiene derecho a desearle la muerte. Ponerse a decir que el toro tiene el derecho a la defensa no deja de ser una forma de hipocresía. ¿Qué quieren decir con esto? ¿Que matar animales está mal y que se maten personas en un espectáculo está bien? Los toreros arriesgan su integridad física para ganarse la vida por unos espectadores que pagan para ir a la plaza. Mientras haya demanda, y subvenciones, habrá oferta. Mientras la gente vaya habrá corridas de toros. Vamos pues a la raíz del problema. Los que quieren las plazas de toros. Los que pagan por ver sufrir a un animal. Los que cobran impuestos, tasas, comisiones y hacen beneficios para un espectáculo que llaman Fiesta Nacional.
En el sur de Francia, Arènes de Béziers, plaza con mucho renombre, se hacen corridas de toros pero no se mata al animal. Y no hay ninguna forma de violencia, salvo sacarlo a la plaza para enfrentarse a un ambiente hostil. Quizás también sea una forma atávica de cultura pero menos sanguinaria, truculenta y violenta.
En nuestros tiempos es necesario que se defiendan los derechos de todos. También los de las minorías y los de los animales. Quizás debemos reflexionar si es que realmente sabemos controlar nuestra agresividad hacia los demás. Ver el público ensalzado, entre ellos menores, cuando se remata el animal en el “descabello”, no es ningún buen síntoma. Ni enseñanza. Debemos saber aceptar que todo el mundo haga lo que le parezca adecuado, pero respetando la vida y los derechos de todos; personas y animales.
Bañarse en sangre por el espectáculo, nos embrutece y descendemos hasta el más vil de nuestros instintos. No nos hace más personas sino que nos hace bajar el nivel retornando al mundo salvaje de las bestias.
Pia Prat
Ver los siguientes enlaces que hacen referencia a este tema:
• Las cornadas a toreros que han conmocionado al mundo en la última década
• Los antitaurinos
• El macho sanguinario
• Viajando con Chester: Los dos puntos de vista sobre el mundo del toreo

Publicat per

Pia Prat Jorba

Directora de La Veu de L'Anoia. General Manager de Publicacions Anoia.